martes, 5 de noviembre de 2013

Y acá sí me voy a poner radical, disculpando las sensibilidades, porque si hay algo que me molesta nivel golpe en el dedo meñique del pie, es que hayamos sido criadas, cuasi amaestradas por esta sociedad a creer que el sexo daña la pureza, como si el sexo fuera malo, corruptor, contaminante. Entonces muchas crecen y se aferran a la virginidad no por una elección personal, como debería ser, sino por el miedo a ser marcadas, a ya no ser tan puras.

¿En serio? ¿¿¿¿EEEEENNNN SERIOOOO???? Pocas cosas son biológica, psicológicamente más naturales que el sexo. Probablemente el hombre cavernícola salió a cazar solo para alimentarse y tener fuerzas para seguir revolcándose. Y sí, aunque el buen sexo puede ser sucio, súper sucio, reeeecontraaaa sucio #okmeestoydistrayendo, lo es en el buen sentido. Dejémonos de asociarlo con términos negativos que esto solo nos cuesta años de inhibiciones pelotudas y remordimientos absurdos.

No tener sexo es una elección que debes tomar por ti; es muy personal, hazlo porque no te sientes lista, porque no has encontrado a la persona correcta, porque quieres ir a tu ritmo y velocidad y no por culpabilidades impuestas, ni por miedo a que eso te haga menos merecedora de respeto y amor. "Soltera codiciada"
Publicar un comentario en la entrada